DOMINGO 12 DE ABRIL

Llevo varios días recluida en mi hogar, en mi refugio, recargándome de paz y energía.Por fin empiezo a descansar mejor, pero me sigo levantando muy temprano para tomar una taza de café y aclarar mis ideas. Embelesada con las noticias de la mañana, hay una que llama mi atención y me hace sentir dolor en lo más profundo de mi ser. Habiendo concluido casi un mes ya de confinamiento y escuchando infinidad de estratagemas del gobierno, me sorprende la del Ministerio de Sanidad sobre los aspectos éticos en situaciones de pandemia, estableciendo un nuevo marco de error al decir la “absoluta proscripción” de excluir ingreso en las UCI a pacientes infectados del coronavirus “por criterios de edad“, ya que para el gobierno es una “discriminación” el no ingreso de estos pacientesy fija que la exclusión del acceso a determinados recursos asistenciales o a determinados tratamiento resulta discriminatorio a los fundamentos de nuestro Estado de derecho. ¿Perdón?, ¿Hay alguien ahí?, ¿Algún político o gestor ha visitado alguna UCI de nuestro país en estas horribles semanas? Yo, Cristina Salazar, os invito a venir a mi hospital, a mi unidad, donde os donaré mi traje de “superheroína” y entraré yo sin él con tal de acompañaros y de mostraros la verdad. A lo mejor es que aún no la habéis visto y aún seguís teniendo una venda en los ojos que os impide ver con claridad. 

Sigue leyendo →

MARTES 7 Y MIÉRCOLES 8 DE ABRIL

No sé qué hora es, mis ojos se abren sin que haya sonado alarma alguna, por fin me siento descansada. Estas “nuevas” pastillas me hacen más efecto, por fin me atrapa una extraña sensación de paz y tranquilidad y aunque sea momentánea, disfruto el momento. Antes de irme, organizo la comida y los deberes de Martina. Hoy de nuevo guardia de 24 horas. Me despido de mis hijas sin prisa alguna, todo fluye…. Es de esos días en que notas que le sol te calienta cuando te da en la cara, como queriéndote saludar; conduzco sosegada, no encuentro tráfico, no hay atascos, nada puede quitarme esta sensación de bienestar.

Sigue leyendo →

LUNES 6 DE ABRIL. I WON’T GIVE UP

Me había ido a la cama con el sueño de poder dormir, pero pasan las horas y no encuentro descanso incluso tomando el bromazepam . Suena el despertador, abro mis ojos y sin estar totalmente reestablecida, me levanto, tomo mi café rápido y saludo al sol. 

Sigue leyendo →

JUEVES 2 Y VIERNES 3 DE ABRIL

Me encuentro mal. No logro quitarme esa pesadez que oprime nuestras vidas. Me siento furiosa con el mundo que debe de estar demasiado esquilmado para sacarme de mi amargura. De nuevo me levanto, no sé ni qué día es hoy, me visto y me voy de nuevo al hospital con la intemporal seguridad de saber de cuantos pacientes nuevos hay o cuantos ya no están. 

Mientras me cambio en mi vestuario, veo a mis compañeros que entran,saludan y se cambian con rapidez mientras yo, los observo y voy a otra velocidad. Entro en mitad de la sesión y contemplo en el estadillo de la unidad, que hay una cama libre cuando ayer no. 

Sigue leyendo →

MIÉRCOLES 1 DE ABRIL. NEVER SAY NEVER

Suena la alarma de mi despertador, mi cuerpo duerme plácidamente pero mi mente no lo sé, desconozco los viajes que realiza cada noche desde que todo esto empezó. Está aún oscuro y progresivamente voy tomando de nuevo conciencia de esta nueva realidad. Bajo las escaleras, el silencio me apremia, me espera. Saco a mis mascotas que me miran preguntándose porque no vamos a correr como antes hacíamos; miro a la montaña y suspiro y pienso tan cerca y tan lejos. Para los que corremos en la montaña no hay nada más agradecido que entrenar durante el crepúsculo matutino sintiendo como ese aire puro te va oxigenando los alvéolos, o que la humedad del aire que se va condensando en agua te va acariciando la piel; a veces, ha coincidido que al llegar a la cima, he podido ver el amanecer. Cuando lo he hecho durante estos últimos 9 años, siempre lo he hecho acompañada de mi perro de agua, de mi perro fiel. En otras ocasiones, he ido también con mi amigo Alejandro, gran persona y compañero. Como te echo de menos en estos momentos, y sé que tú también. 

Sigue leyendo →

DOMINGO 29 Y LUNES 30 DE MARZO. WARRIORS

6:00 am . No sé donde estoy, me despierta una llamada urgente que reclama mi presencia, voy despertando como buenamente puedo. Me incorporo y me dirigo a la UCI, entro en el módulo y empiezo a ponerme con sumo cuidado el famoso traje EPI. Sé que no puedo tardar mucho y sé que si no me lo pongo bien, puedo estar eliminada para la próxima ocasión. Observo que todos me miran, se acerca mi auxiliar que se apresura en ayudarme y me acompaña a donde está el paciente. Percibo el sonido de la alarma del monitor, es la saturación de oxígeno que baja sin cesar, diagnóstico rápidamente el problema, es el tubo endotraqueal que está fugando el aire que se introduce por el respirador por lo que hay que cambiarlo rápidamente. Repaso mentalmente mi propio checklist, los pasos tienen que ser exactos y si alguno falla siempre he de tener el plan B. Ordeno que me traigan el laringoscopio directo e indirecto, guía Frova y el intercambiador de tubo. Mientras doy órdenes concisas y claras, mantengo la calma, sé que estoy estresada pero la gente tiene que saber que todo lo que hago está bien hecho y sin perder los nervios. “Vamos Cristina”, esto va a salir bien…

Sigue leyendo →

JUEVES 26 Y VIERNES 27 DE MARZO. MONTAÑA RUSA

Escucho un sibilino ruido en la cocina, miro el reloj, son las seis y media de la mañana. No me asusto, sé quién es, es mi pareja, el marido de mis hijos y con quien he compartido risas y lágrimas todo estos años. Él es mi apoyo, el que constantemente me hace reír y a veces me mosquea con su pequeños defectos al igual que yo los tengo también. Me levanto rápidamente para poder por lo menos hablar unos minutos, pero al bajar las escaleras ya no está, ya se ha ido como tantas personas que últimamente veo en el hospital, que vienen y van. Entonces siento frío, me estremezco y me siento sola en mi cocina. Apuro el último sorbo de café, y empiezo a recuperar ese calor que perdí. Organizo mentalmente mi día, aunque no trabaje hoy puedo seguir siendo vital.

Sigue leyendo →

MIÉRCOLES 25 Y JUEVES 26 DE MARZO

Termina mi turno, tras 24 horas y una dura noche donde las asistencias no han dejado tregua alguna, comienzan a hacer mella en mi cuerpo y en mi alma. Me dirijo hacia mi coche abro con el mando y me siento, me reflejo en el espejo, no sé cuando fue la última vez que hice este gesto, miro mi imagen demacrada a través del retrovisor y me digo “me hace falta un buen arreglo en el pelo”. Me pregunto por si mis pacientes serán capaces de ver estas ojeras a través de las mascarillas, quizá sea mejor que no lo hagan, aunque mi aspecto físico ahora es lo de menos.

Sigue leyendo →

LUNES 23 DE MARZO

Son las 8:00 a.m. De nuevo hoy de guardia Covid. Camino por los pasillos apresuradamente hacia mi puesto de trabajo y me cruzo con compañeros a los que saludo con la mirada. Adivino alguna sonrisa bajo estas mascarillas que nos deshumanizan. 

Me siento joven y con energía para afrontar el día de hoy. Saludo al entrar a mi equipo de enfermería. Enfermería siempre ha sido un colectivo con el que tenemos a veces ciertas discrepancias, pero en estos momentos siento que se vuelcan con su profesionalidad y simpatía para vestirnos correctamente con los trajes EPI en este arduo proceso que tenemos que llevar a cabo a diario. 

Sigue leyendo →

DOMINGO 22 DE MARZO

Hoy me desperté temprano con las pilas cargadas tras consagrarme al bromazepam que me tomo cada noche. Bajo las escaleras y veo cómo mi familia está cada vez más lejos de mí. 

Las niñas jugando felizmente en el salón y mi marido leyendo atentamente las noticias del día. Me siento a tomar mi café a dos metros de distancia. Sé que ahora toca ser fuerte. 

Quedo con un señor que se llama Eusebio, dueño de una de las mercerías de Alhaurín el Grande que nos va a donar cintas elásticas para las viseras 3D que ha empezado a fabricar un grupo local. Siento el aliento de todos ellos. Es fantástico ver cómo la gente se vuelca en ayudarnos. Si algo bueno puedo sacar de todo esto es la calidad humana de la gente que nos rodea, no tengo palabras para agradecer tanto. 

Sigue leyendo →